¿Cómo hacer una piscina accesible?

En verano es cuando más se aprovechan las piscinas de los domicilios particulares para disfrutar de un baño que no solo es refrescante, sino también muy saludable. Sin embargo, hasta hace no demasiado, no todo el mundo podía disfrutar de este privilegio. Las personas con movilidad reducida o mayores no podían bañarse, ya que estos espacios no estaban habilitados para ellos. Sin embargo, en los últimos años ha habido un cambio de tendencia que se ha experimentado en la construcción y preparación de piscinas particulares accesibles.

¿Qué es una piscina accesible?

Sencillamente es una piscina normal que ha sido adaptada para que todas las personas puedan bañarse con seguridad en ella. Hasta ahora, la única manera de entrar en una piscina normal era o bien saltando o bien utilizando las escaleras que hay para bajar. Pero no todo el mundo podía utilizar esos medios. Para aquellos con movilidad reducida, por ejemplo, era prácticamente imposible bañarse.

Las piscinas accesibles, al igual que las playas accesibles, son un avance para que todas las personas puedan disfrutar de este tipo de placeres. En este caso, en su domicilio particular.

Una piscina privada no tiene tantos requerimientos como una pública. Estas últimas, en concreto las municipales, tienen la obligación de tener diferentes dispositivos para que cualquier persona se pueda bañar con seguridad en ella. La idea general es la de facilitarle a la persona lo que es tanto el acceso como la salida del agua.

¿Cuál es la mejor opción?

En el caso de la privada, dependerá un poco de las necesidades que se tengan. A veces puede ser suficiente con instalar una rampa o unas escaleras, mientras que otras veces será mejor contar con la ayuda de una grúa o de un elevador. Es algo que debes valorar por tu cuenta. Estos últimos recuerdan a los salvaescaleras que se instalan en los hogares para facilitar la movilidad de las personas que lo necesiten.

A este tipo de medidas también se pueden añadir algún que otro complemento adicional como, por ejemplo, sillas de ruedas para debajo del agua. Sin duda, dependerá de las necesidades personales de cada uno.

 Cada vez más accesibles

Una piscina accesible permite que algo tan necesario y común como es un simple baño esté al alcance de todos. Al fin y al cabo los diseños habituales de piscinas no tienen en cuenta a personas con movilidad reducida o con algún tipo de lesión. Por suerte, cada vez es más habitual encontrar piscinas accesibles y, sobre todo, existen diversas alternativas para adaptar una piscina particular con tal de que todos los miembros de la familia la puedan disfrutar.

En conclusión, el mercado ha sabido adaptarse a las necesidades que tienen algunas personas ofreciéndoles posibilidades interesantes. Elegir un tipo u otro de complementos para convertir en accesible tu piscina dependerá de las posibilidades de movimiento que tenga la persona para quien se diseña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Teléfono: 900 374757 www.salvaescaleras.com info@tkec.es
Síguenos: